Volver al pasado: Una realidad tan exacta como regresar del futuro

El 28 de diciembre de 1895, el mundo vió nacer con ojos incrédulos y en medio de una aparente fantasía, la magia del cine en la bellísima e histórica ciudad de París. Era el resultado de la evolución de la fotografía tal y como se conocía en ese entonces, dando paso de la imágen estática al movimiento. La foto fija abría un paso gigante al natural tiempo que perdura en la retina el ver las imágenes a una alta velocidad. La foto pasaría a la historia como “la fotografía en movimiento” lo cual abrió un panorama sin fin a la creatividad que se anida en la mente del Hombre.

Por supuesto, esta primera proyección era totalmente experimental pero fue la llave maestra para abordar a futuro, toda la imaginación de los primeros que se atrevieron a dar argumentos a las imágenes que ahora se movían casi que de manera mágica producto de la investigación y observación de los hermanos Lumiere a quienes el planeta entero les debe el crecimiento y la industria del cine que ya ha acogido toda clase de temáticas y que su vez marcaron una huella muy importante en nuestros tiempos, cuando la tecnología ha dado pasos agigantados en la investigación científica la cual combinada con escritores y novelistas en todos los órdenes, han evolucionado y hecho pasar ante nuestros ojos películas de toda clase de temas a manera de entretenimiento.

Es el cine donde se da luz a los temas de ciencia ficción. El cine acogió escritores muy antiguos como Julio Verne, quien sin tener aparentemente antecedentes sobre viajes al espacio exterior, plasmó en sus novelas una fantasía tan sobrecogedora, que a la postre, resultó no contener tanta ficción, ya que en el siglo XX las potencias mundiales como Estados Unidos de América y Rusia, comenzaron su carrera espacial la exploración el espacio exterior, en su afanosa búsqueda de responder tantos interrogantes y los misterios del universo.

Con el nacimiento del cine, el Hombre empezó a experimentar su inclinación por llevar a las masas un entretenimiento que fuera más allá de una simple ficción o fantasía. Es así como se empezaron a crear y proyectar películas que en su momento, se tomaron como solo fantasía y ficción porque para eso habían sido creadas. Sin embargo, con el correr de los años, la llegada del siglo XX con todos sus descubrimientos tan grandes como vertiginosos, se tomaron en el cine elementos tan importantes en sus argumentos, como la física cuántica, el deseo del Hombre por cambiar los errores del pasado, los viajes intergalácticos en medio de las interfaces del tiempo y por supuesto, llegó a la vida del hombre moderno el deseo sistemático por recrear su cotidianidad del futuro.

Es entonces cuando vemos ante nuestros ojos cómo, lo que era ficción en el pasado, en realidad se fue volviendo una realidad aplastante. Lo que se concibió en el cine de manera precaria, hoy en día es fiel reflejo de una ficción que se desdibujó y que ha dado paso de manera definitiva en nuestras vidas. La tecnología y la investigación científica, los grandes descubrimientos humanos nos han llevado al futuro que en realidad es nuestro presente. Los avanzados estudios en materia de física cuántica y viajes rompiendo las barreras de la luz y el sonido nos ha llevado irremediablemente a las máquinas del tiempo, las cuales en un supuesto teórico, son totalmente posibles. Y por supuesto, los viajes en el tiempo conllevan a pensar en los “viajeros del tiempo y el espacio”.

Es ello totalmente posible? Existen las máquinas del tiempo que nos lleven a nuestro antojo y deseo o necesidad a viajar en medio de la nebulosa indómita del espacio exterior, introducirnos en las profundidades de los hoyos negros, regresar al presente desde un pasado muy lejano o adentrarnos en el futuro sin perder la juventud o alterar al menos nuestro organismo al cruzar los límites de las fronteras universales tal y como lo hemos visto una y otra vez en las salas de cine? Hasta dónde la imaginación del Hombre, basada en amplios estudios astronómicos y físicos, nos abre la posibilidad y la probabilidad de viajar en el tiempo?

Si ello es así, también existen los viajes del tiempo? Cómo lo hacen? Por qué hay hechos extraños e inexplicables que dan cuenta de personas que hacen posible realizar actividades que solo conociendo el futuro, se podrían ejecutar con éxito en el presente?

Algunos científicos creen que es totalmente posible realizar los viajes en el tiempo, no sin antes dejar claro que no todos los escritores de ciencia ficción, tienen la información adecuada y la lógica necesaria que implica la recreación seria de un tema tan profundo y complejo como la física, la astronomía, la relación tiempo-espacio y todas las implicaciones científicas que conduzca a una conclusión honesta y cercana a las diferentes realidades que demarcan las conductas que harían posible los viajes en el tiempo.

Es así como hoy en día, los medios de comunicación tradicionales, las redes sociales, los estudiosos del universo, los descubrimientos recientes y toda la información acopiada durante décadas, nos ha dado luces, algunas acertadas y comprobadas, y otras en período de análisis profundo, así como también se habla de las máquinas del tiempo y sus viajeros. Los estudios de la física han variado mucho de acuerdo a los descubrimientos que día a día acumulan suficiente información para cambiar el rumbo de los conceptos de la física cuántica. Al principio y por mucho tiempo se creía que el tiempo formaba parte rígida de un todo. Sin embargo, Albert Einstein con su teoría de la relatividad, tumbó totalmente todo concepto derivado de la rigidez del todo y a partir de ese momento ha sido imparable la evolución de la ciencia en ese sentido, abriendo las mentes y los esfuerzos para la posible creación a futuro, de una máquina lo suficientemente soficisticada y capaz de trasladarnos a través de la inmensurable carretera del tiempo y la distancia infinita del espacio.

Precisamente en el año 1895 el célebre escritor H.G. Wells aportó un elemento clásico de la ficción científica en su libro La Máquina del Tiempo, tras preguntarse a sí mismo, según sus propias palabras así: “Si el Hombre puede ascender en contra de la gravedad en un globo, por qué no ha de ser capaz de detener o acelerar su viaje a través del tiempo, o, incluso de girar y viajar en sentido contrario?”. Realmente Wells hacía su propuesta direccionada al supuesto sobre qué pasaría si se pudiera ir al pasado desde el presente, para cambiar inequidades sociales, amores imposibles, accidentes que producían dolor y muerte y cambiar el rumbo del presente de donde se partía realmente para modificar desde el pasado el presente del que hablaba. Parece una paradoja o contradicción esta proposición pero es totalmente lógico este deseo en términos de tiempo y espacio.

En realidad, la modificación del pasado con respecto del presente, realmente va encaminada a la modificación de errores, fallas en las investigaciones, en la determinaciones políticas ya sea por guerra y paz, en los estudios de la medicina para curar las enfermedades que hoy no aquejan y que aún se está a muchos años de superar y curar, y en las expectativas con respecto al poder. Realmente, tener la capacidad de crear una máquina del tiempo entraría a cuestionar escalas en donde la ética y la honestidad haría una aparición importante y definitiva para la estabilidad del planeta, ya que cualquiera que tenga el poder económico para adquirir una máquina del tiempo que nos lleve y nos traiga a nuestro antojo particular, nos llevaría a un peligro incuestionable. El ser humano muchas veces no cuenta con la capacidad adecuada para manejar un poder tan inmensurable como el tiempo ni en las manos particulares ni en las manos de los gobernantes planetarios. Después de todo, los gobernantes de Estados importantes también son humanos y pueden incurrir en errores que pueden llevar a los habitantes de nuestro planeta al dolor, la impotencia y la muerte producto de una de las características más comunes del Hombre, ya que es de humanos errar y equivocarse.

Los viajes en el tiempo tienen innumerables interrogantes y características que aún no sabemos si somos capaces de manejar. Por otro lado es bueno saber sobre las llamadas paradojas y contradicciones del tiempo. Estas se refieren a que si las personas son capaces de viajar en el tiempo podrían encontrarse con ellas mismas cuando eran niños o más jóvenes, darse las manos y saludarse mutuamente para después volver al tiempo presente donde así, habría dos copias de ellas. Afirmando el proceso se llegaría a haber varios “yoes” hablando entre sí. También está la paradoja de la abuela que nos lleva a la pregunta, qué pasaría si alguien viaja al pasado y asesina a su propia abuela cuando ésta aún no ha dado a luz a su hija, o sea la madre del viajero en el tiempo? Sencillamente no nacería esta persona.

A pesar de todas estas interrogantes, aún se siguen estudiando algunas condiciones para evitar las paradojas o contradicciones que se incluyen en el concepto “historias autoconsistentes” las cuales aprovecha las distintas formas de la estructura geométrica del espacio-tiempo también usada por Kip Thorne en 1988 que consiste en una especie de túnel en el espaciotiempo a través del cual se puede pasar con rapidez de un espacio a otro anterior o posterior.

Increíble o no, todos estos conceptos totalmente científicos, reales y estructurados han sido vistos en películas de ciencia ficción, como “Contacto” basada en la novela del increíble estudioso de los astros Carl Sagan.

Hemos visto cómo el hombre ha hecho siempre su recorrido pasado y presente, mirando siempre hacia el futuro. Tratando de saber por todos los medios posibles, que puede pasar o qué pasará en el futuro del planeta Tierra, que será de vida de los niños de hoy, de los que están por venir teniendo en cuenta los eventos tan negativos que se están viviendo en todo el mundo. La ciencia, la tecnología, los pronósticos basados en datos concretos, aún no dan un resultado real y posible a futuro mediano.

Por el momento, mientras se construye una máquina del tiempo, mientras se legisla su uso, mientras se lidera una norma social en su manejo, debemos manejar nuestro presente de la mejor forma y con lo elementos morales, éticos y espirituales que tenemos a la mano en nuestros días.

El buen uso del poder, la solidaridad, el amor al prójimo es en realidad nuestra mejor máquina para viajar en el tiempo que nos ha tocado vivir. El presente es en realidad nuestra propia “línea y máquina de tiempo”.

Seguir
( 0 Followers )
X

Seguir

E-mail : *

Carolinus | Medium © 2021. All Rights Reserved